LA MOTIVACIÓN EN EL AULA.  MOTIVAR A LOS ALUMNOS Y ENSEÑARLES A MOTIVARSE.

Cuestionario para profesores

 

José Escaño

María Gil de la Serna

Publicado en “Aula de innovación educativa” nº 95, octubre de 2000

 

INTRODUCCIÓN

           

“David está sentado con su amigo en el lugar más alejado del profesor; su actividad en clase es intensa: comenta todas las películas, está al día de la liga de fútbol y tiene bien decorado su cuaderno. Los resultados de la primera evaluación son consecuentes: todas suspensas.”

“Andrea es una alumna muy tímida. No plantea problemas de disciplina pero nunca participa en clase, sólo realiza tareas de tipo mecánico que son fáciles. Arrastra desde siempre una historia de malos resultados, sus padres dicen que no estudia en casa.”

           

Estas y otras situaciones diferentes señalan la falta de motivación por el trabajo escolar que tienen algunos alumnos. Los problemas de motivación en el aula suelen ser frecuentes y de difícil solución, pero el interés de los alumnos por aprender es el factor que más influye en su rendimiento y seguramente en nuestra satisfacción como profesores. Ahora bien, ¿por qué unos alumnos están motivados y otros no?, ¿qué cosas concretas podemos hacer?

 

Este cuestionario está pensado para que reflexiones sobre la influencia de tu intervención como profesor en la motivación que llegan a tener tus alumnos, y te interrogues sobre cómo viven ellos estas actuaciones. Aunque pueda parecer un “test” y se refleje las puntuaciones en una gráfica, no pretende ser “rigurosamente objetivo” ni “sentenciar” sobre cómo hay que motivar; las preguntas están planteadas conforme a una concepción sobre el aprendizaje y la enseñanza que se refleja en la bibliografía que se adjunta. El cuestionario pretende, eso si, ser práctico, de tal manera que el profesorado pueda reconocerse en muchas cuestiones, identificando y dando importancia a intervenciones que realiza o puede realizar.

 

Desde este planteamiento, presentamos un enfoque de la motivación en sentido amplio, incluyendo los factores con valor educativo que hacen que para el alumno tenga sentido realizar el esfuerzo que requiere el aprendizaje. Distinguimos cinco componentes motivacionales que se pueden promover desde los centros escolares:

1)       El interés por el tema de trabajo

2)       El sentirse competente para aprender.

3)       El disponer de un proyecto personal.

4)       La ayuda de los profesores.

5)       La ayuda de los compañeros.

En cada uno de ellos diferenciamos dos tipos de intervenciones necesarias:

a)       Enseñanza motivadora: las intervenciones que crean situaciones estimulantes. Por ejemplo; para interesarle por el tema de trabajo: introducir el tema con una información polémica, darles a escoger entre distintas actividades...; para que se sienta competente para aprender: favorecer la participación y el éxito, permitir escoger entre ejercicios de distinta dificultad,...

b)       Enseñanza de recursos automotivacionales: las intervenciones que enseñan a los alumnos a que ellos mismos busquen motivos para implicarse en el trabajo. Por ejemplo; para que se interese por el tema: enseñarles a suscitarse preguntas generadoras de interés ¿qué es lo que se, no se y quiero saber del tema? ¿qué aplicaciones tiene?...; para sentirse competente: aprender a reducir la ansiedad ante la elaboración de un trabajo o estudio haciendo sólo un esquema o guión de los distintos apartados, dividiendo el trabajo en partes, comenzando por lo más fácil,...

La motivación a la que nos referimos, especialmente con este segundo apartado, pretende un carácter permanente; no es simplemente la causada por un tema atractivo o un extraordinario profesor, debería sostenerse ante circunstancias menos favorables.

 
CUESTIONARIO

Contesta cada pregunta puntuándola de 1 a 5. Suma las puntuaciones en cada uno de los cinco componentes y traza la gráfica. El perfil que queda representado describe el nivel de influencia positiva promovida y los componentes a los que estás dedicando más o menos atención.

Las preguntas están planteadas para profesores y profesoras que impartan clases de Secundaria Obligatoria, aunque muchas cuestiones son válidas para cualquier otro nivel. Utilizaremos el masculino en un sentido genérico para evitar la pesadez que supone estar leyendo continuamente profesor/profesora, alumno/alumna.

 

I) INTERÉS POR EL TEMA DE TRABAJO

            Este aspecto es el más básico y obvio. El interés que tenga el alumno por el tema concreto de estudio interviene en su motivación para el aprendizaje. Un tema interesante desencadena con facilidad el esfuerzo necesario para aprenderlo.

 

a) Enseñanza motivadora

            El tema puede ser muy variado: la prehistoria, la segunda guerra mundial, las integrales,... pero, el contenido no es interesante en sí mismo, depende también de la forma en que el profesor lo trabaja.

            Los profesores realizamos muchas actuaciones para hacer interesantes los temas de trabajo, partimos de sus experiencias, relacionamos los contenidos con cuestiones de actualidad, mostramos nuestro entusiasmo, planteamos actividades atractivas, hacemos que utilicen lo que han aprendido...

 

1.- ¿Al introducir los temas procuras llamar su atención presentando una información novedosa, polémica o incongruente con sus ideas? Por ejemplo: ¿por qué a esta maceta hay que echarle más agua que a la otra? ¿sabéis que todos los habitantes del mundo cabrían de forma holgada en la región de Asturias? ¿creeis que el ferrocarril supuso tanto rechazo como las centrales nucleares?...

                                                                    1-2-3-4-5

2.- Cuando te propones que tus alumnos expongan lo que ya saben sobre un nuevo tema ¿varías el tipo de actividades? Por ejemplo, alternando: diálogos, cuestionarios, análisis de situaciones problemas, explicando lo que les gustaría saber, "bombardeo" de palabras que puedan relacionar con el tema,...

                                                                    1-2-3-4-5

3.- ¿Crees que tus alumnos notan con frecuencia tu entusiasmo por los tema de trabajo?  

                                                                    1-2-3-4-5

4.- ¿Relacionas los temas de actualidad o de su interés con los contenidos escolares?

                                                                    1-2-3-4-5

5.- ¿Favoreces que tus alumnos profundicen en los contenidos de los temas que más les interesan?

                                                                    1-2-3-4-5

6.- ¿Explicas para qué puede ser útil lo que vas a enseñar, y pones ejemplos concretos?

                                                                    1-2-3-4-5

7.- ¿Organizas actividades fuera del centro (exposiciones, museos, excursiones,...) para desarrollar algún tema?

                                                                    1-2-3-4-5

8.- ¿Planteas actividades de evaluación dónde los alumnos no simplemente repitan sino que tengan que utilizar y aplicar lo que han aprendido?

                                                                    1-2-3-4-5

9.- ¿Relacionas y retomas los contenidos ya trabajados con los temas nuevos?

                                                                    1-2-3-4-5

 

b) Enseñanza de recursos automotivacionales

            Con cierta independencia de los temas de trabajo y de la forma de presentarlos, puede haber alumnos que estén siempre interesados o por el contrario, alumnos que no lo estén nunca. Los alumnos seleccionan e interpretan con sus ideas, sentimientos y recursos los contenidos de trabajo. Reflexionamos aquí sobre las intervenciones de los profesores que enseñan a los alumnos a ser conscientes de los aspectos que determinan su interés y de las estrategias o recursos que ellos mismos pueden utilizar para llegar a interesarse por los temas escolares.

 

10.- ¿Has hablado con tus alumnos sobre el interés que les despierta un determinado tema y los factores que intervienen en ese interés (lo que ya saben, sus gustos y preferencias personales, el entusiasmo que les transmite su profesor,...)?

                                                                    1-2-3-4-5

11.- ¿Les enseñas que al empezar un tema de trabajo pueden suscitarse preguntas generadoras de interés como ¿qué es lo que se, no se y quiero saber del tema? ¿qué relación guarda con otros temas que me gustan o con cuestiones de actualidad? ¿qué posibles aplicaciones tiene?,...

                                                                    1-2-3-4-5

12.- ¿Les has explicado que pueden favorecer su atracción por el estudio con "trucos" como: hacer gráficas, dibujos o caricaturas del tema; subrayar con colores; cortar el estudio en un momento agradable para incrementar el interés de la próxima sesión;...?

                                                                    1-2-3-4-5

13.- ¿Haces que practiquen en clase algunas de estas estrategias y revisas con ellos su eficacia?

                                                                1-2-3-4-5

                                                                                                                                              

 

II. SENTIMIENTO DE COMPETENCIA

El sentirse competente le supone al alumno pensar que puede aprender, lo que favorece que tenga sentido realizar el esfuerzo necesario para conseguirlo. Un alumno que ante lo que se le exige aprender, anticipe grandes dificultades o incluso la imposibilidad de conseguirlo, difícilmente pondrá en marcha o sostendrá, ante las primeras dificultades, su actividad intelectual.

El sentimiento de competencia es un factor clave en la motivación de muchos alumnos por el estudio.

 

a) Enseñanza motivadora

            La sensación de sentirse competente se va configurando en la experiencia escolar. El alumno se va forjando una valoración de su competencia como estudiante a partir de los resultados que obtiene, de los comentarios que sobre estos resultados se realizan y de las expectativas que transmiten profesores, padres y compañeros.

Se trata de favorecer que los alumnos tengan buenos resultados y, sobre todo, que confíen en su capacidad para aprender.

 

1.- ¿Haces un esquema, mapa conceptual o guión previo para facilitar que los alumnos sigan tus explicaciones?

                                                                    1-2-3-4-5

2.- ¿Procuras variar la forma de realizar las actividades para adaptarte a los diferentes estilos o dificultades de aprendizaje, (actividades orales, escritas, manipalutivas, resolución de problemas, memorizaciones,...)?

                                                                    1-2-3-4-5

3.- ¿Adaptas los contenidos o materiales a los alumnos con especiales dificultades?

                                                                    1-2-3-4-5

4.- ¿Muestras unas expectativas positivas y ajustadas sobre el trabajo de cada uno de tus alumnos, (preguntando su opinión, dándole tiempo para que responda, sorprendiéndote si hace algo mal,...)?

                                                                    1-2-3-4-5

5.- ¿Realizas preguntas o pides opiniones o ejemplos para favorecer la participación y el éxito de alumnos que se están esforzando?

                                                                    1-2-3-4-5

6.- ¿Permites escoger entre ejercicios de distinta dificultad o planteas trabajos que posibiliten distintos niveles de ejecución?

                                                                    1-2-3-4-5

7.- ¿Pides el máximo de tus alumnos y si pueden hacerlo mejor no te conformas con resultados mediocres?

                                                                    1-2-3-4-5

8.- ¿Además de por sus resultados, evalúas a los alumnos en función de los progresos conseguidos y el esfuerzo realizado?

                                                                    1-2-3-4-5

 

b) Enseñanza de recursos automotivacionales

Debemos enseñar a los alumnos a ser conscientes de este aspecto de su motivación y del papel que él tiene para mejorar progresivamente su capacidad para aprender. Las explicaciones de estas estrategias por parte del profesor, las prácticas de estos recursos y el modelo que supone su comportamiento son los procedimientos para estas enseñanzas.

 

9.- ¿Has hablado con tus alumnos sobre los diferentes sentimientos que se producen al realizar bien o mal una actividad y cómo estos sentimientos intervienen en su disposición a seguir trabajando? 

                                                                    1-2-3-4-5

10.- ¿Les has explicado los factores que facilitan o perjudican el sentirse competentes para aprender (las metas que se propongan, los refuerzos que reciban, los resultados anteriores, las "atribuciones" con las que interpretan sus éxitos y fracasos,...)?

                                                                    1-2-3-4-5

11.- ¿Estás convencido, y explicas a tus alumnos, de que la inteligencia o la capacidad para aprender es algo modificable que depende del esfuerzo y del conocimiento progresivamente conseguido?

                                                                    1-2-3-4-5

12.- ¿Enseñas a esforzarse en la resolución ordenada de un trabajo, actuando como modelo, resolviéndolos en voz alta delante de tus alumnos, (parándote, repasando lo realizado, rectificando, dándote ánimos, ensayando la eficacia de distintos procedimientos,...)­?

                                                                    1-2-3-4-5

13.- ¿Les enseñas algún "truco" para reducir la ansiedad ante la elaboración de un trabajo o estudio? Por ejemplo: dar un vistazo general, comenzar por lo más fácil, hacer sólo un esquema o guión de los distintos apartados, dividir el trabajo en partes, imaginar situaciones de éxito, decirse "muy bien" por algún logro,...

                                                                    1-2-3-4-5

                                                                                                                                                     

 

III. PROYECTO PERSONAL

            Este motivo es el más general y en muchas ocasiones el más difícil. Tener un proyecto supone ver el trabajo escolar como un medio para irlo consiguiendo; la ilusión por este proyecto puede hacer que tenga sentido implicarse en actividades que no son muy atractivas o que requieren mucho esfuerzo. La sensación de estar haciendo lo que se quiere y conviene hacer, es un elemento muy significativo de madurez que favorece la disposición a esforzarse en las tareas escolares. 

 

a) Enseñanza motivadora

            Los profesores favorecemos que los alumnos sientan que le estamos enseñando lo que quieren y necesitan, cuando explicamos y acordamos con ellos los objetivos y contenidos de los temas de trabajo, y le damos alguna posibilidad de elegir y decidir.

           

1.- ¿Favoreces que tomen algún tipo de decisión sobre la forma de realizar los trabajos? Por ejemplo: escogiendo el orden de realización de las actividades previstas, eligiendo entre elaborar problemas para los demás o resolver los que redactan los otros,...

                                                                    1-2-3-4-5

2.- ¿Favoreces que tomen algún tipo de decisión sobre la forma de evaluar lo que han aprendido? Por ejemplo: viendo en clase las cuestiones que se van a pedir en el "examen", escogiendo entre elaborar un trabajo o contestar unas preguntas, el tiempo que necesitan para terminar un trabajo,...

                                                                   1-2-3-4-5

3.- ¿Planteas actividades para intervenir en el contexto social? Por ejemplo: escribir cartas de opinión a los periódicos, elaborar carteles informativos, hacer el presupuesto de una excursión, pasar una encuesta,...?

                                                                   1-2-3-4-5

4.- ¿Comentas lo divertido de leer novelas, recuerdas los problemas que se evitan dominando operaciones matemáticas, explicas cómo se disfrutan más las excursiones sabiendo geografía,... resaltando, así, la utilidad de lo que estás enseñando para otros estudios o trabajos?

                                                                    1-2-3-4-5

5.- ¿Señalas los objetivos de los temas de trabajo y revisas su cumplimiento?

                                                                    1-2-3-4-5

6.- ¿Exponéis en el aula lo que se va aprendiendo a través de fotografías, murales, esquemas, mapas conceptuales,...?                                          1-2-3-4-5

 

b) Enseñanza de recursos automotivacionales

     Los profesores enseñamos a tener proyectos y a pensar en ellos para animarnos ante las dificultades, cuando actuamos como modelos. También, cuando de forma más directa, le enseñamos algunas estrategias para asumir el estudio como algo propio, planteamos su práctica y revisamos su funcionamiento.

 

7.- ¿Has hablado con tus alumnos sobre sus objetivos o proyectos y en qué medida el trabajo escolar es un medio para conseguirlos?

                                                                    1-2-3-4-5

8.- ¿Cuando comienzas un tema o al plantearles un trabajo, explicitas con claridad qué objetivos se pretenden, y cuando terminan revisáis el proceso y los resultados conseguidos?

                                                                    1-2-3-4-5

9.- ¿Tienes con determinados alumnos una entrevista individual para clarificarse sus objetivos, plantearse compromisos factibles y le ayudas a revisarlos y ampliarlos?

                                                                    1-2-3-4-5

10.- ¿Les propones que al escuchar o leer sobre un nuevo tema generen pensamientos que dirijan su atención a sus objetivos y proyectos? (¿para qué me sirve ésto? qué valor tiene para mi vida? qué valor para futuros estudios?...)

                                                                    1-2-3-4-5

11.- ¿Cuando te enfrentas a una tarea costosa (cuidar el recreo, asistir a una determinada reunión, atender una "guardia"...) tus alumnos te pueden oir decir frases que alientan tu responsabilidad: "voy a hacer esto que tengo que hacer, aunque tenga muy pocas ganas, luego me voy a alegrar de haberlo hecho",... ?

                                                                    1-2-3-4-5

12.- ¿Valoras y le haces ver tu agrado, cuando con un mapa conceptual, un comentario crítico, o una ampliación de algún aspecto,... dan un "toque" personal a sus trabajos?

                                                                    1-2-3-4-5

13.- ¿Enseñas y controlas el uso de la agenda o de cualquier otro instrumento que les anime a organizarse sus tareas?

                                                                    1-2-3-4-5

                                                                                                                                                      

 

IV. AYUDA DEL PROFESOR

La relación entre los alumnos y el profesor es interactiva, su influencia es mutua. Con relación a los alumnos, para cualquiera de ellos, tiene más sentido poner en marcha y sostener su actividad intelectual si percibe que el profesor quiere ayudarle.

 

a) Enseñanza motivadora

            Se produce en cualquiera de las situaciones donde los alumnos sienten la intervención eficaz y personalizada de su profesor.

 

1.- ¿Vas poco a poco con los contenidos, asegurándote que lo comprenden, y sin contarles de entrada todo lo que sabes?

                                                                    1-2-3-4-5

2.- ¿Preguntando, pidiendo ejemplos,... haces que los alumnos participen en tus explicaciones, demostrando que lo haces para adecuar las ayudas y asegurarte de que todos te están entendiendo?

                                                                    1-2-3-4-5

3.- ¿Periódicamente organizas en clase un tiempo de trabajo personal para poder atender individualmente a los alumnos?

                                                                    1-2-3-4-5

4.- ¿Favoreces y muestras satisfacción porque te hagan preguntas?

                                                                    1-2-3-4-5

5.- ¿Si ves que un alumno se está esforzando tratas sus errores como una oportunidad para adecuar las ayudas?

                                                                    1-2-3-4-5

6.- ¿Realizas entrevistas individuales porque, primordialmente, te interesa cómo se siente y estás dispuesto a ayudarle?

                                                                    1-2-3-4-5

7.- ¿Le hablas bien de los otros profesores, (comentas algunos de sus trabajos, explicas como has solicitado su colaboración, presentas trabajos realizados conjuntamente...?

                                                                    1-2-3-4-5

8. ¿Mantienes siempre con los alumnos los mismos criterios para intervenir en público, levantarse de la silla, hablar con el compañero,...; promoviendo y consiguiendo crear un ambiente de orden y trabajo?

                                                                    1-2-3-4-5

9. ¿Haciendo bromas, referencias personales,...; promueves y consigues crear en muchas ocasiones un ambiente afectivo y relajado?

                                                                    1-2-3-4-5

 

b) Enseñanza de recursos automotivacionales

            Se trata de que lleguen a ser conscientes de la influencia del profesor en la motivación que llegan a tener por una asignatura, los factores que condicionan esta influencia y el papel que ellos pueden tener para mejorar la relación con sus profesores.

 

10.- ¿Has hablado con tus alumnos sobre la influencia de una buena o mala relación con sus profesores en su disposición a esforzarse en los trabajos?

                                                                    1-2-3-4-5

11.- ¿Les ayudas a entender los factores que están interviniendo y el papel que pueden tener para mejorar esta relación?

                                                                    1-2-3-4-5

12.- ¿Has dedicado algún tiempo de clase para enseñar a pedir ayuda, solicitar una aclaración o reclamar un derecho de forma decidida, clara y respetuosa?

                                                                    1-2-3-4-5

13.- ¿Enseñas a tus alumnos el "peso" que tienen los prejuicios negativos y el uso de estrategias para superarlos como "limpiar la mirada", recordar alguna situación positiva anterior, imaginar futuras relaciones positivas,...?

                                                                    1-2-3-4-5

                                                                                                                                                    

5. AYUDA DE LOS COMPAÑEROS

            Los compañeros suponen una fuente de información y modelo de proyecto de futuro. En parte, la motivación está determinada por los sentimientos que se producen al colaborar, ayudar o ser ayudado por los compañeros. Además, el interés por lo escolar, la perspectiva de seguir estudiando, se vive y se transmite en las relaciones entre alumnos.

 

a) Enseñanza motivadora

El profesor no puede ser el único que enseña, los alumnos son también fuente de información y ayuda; los proyectos de trabajo en equipo y la enseñanza tutorizada entre alumnos promueven la responsabilidad y animan el esfuerzo. Ahora bien, los beneficios de las relaciones entre alumnos, no ocurren de forma automática; en muchos casos los profesores debemos orientar tanto sus relaciones de trabajo como otros aspectos más personales.

 

1.- ¿Planteas trabajos en equipo, para buscar y elaborar información, resolver problemas, confeccionar murales, preparar exposiciones,...?

                                                                    1-2-3-4-5

2.- ¿Promueves la ayuda entre compañeros organizando en clase que un alumno pueda enseñar a otro a comprender una información, resolver un problema, seguir un procedimiento, aprender un tema,...?

                                                                    1-2-3-4-5

3.- ¿Propones actividades atractivas que requieren la planificación y el trabajo conjunto de todos los alumnos? Por ejemplo: el patrocinio, recogida de dinero e itinerario de un viaje o excursión, una campaña humanitaria, la "lucha" por un determinado proyecto en la localidad, la elaboración de un periódico,...

                                                                    1-2-3-4-5

4.- ¿Planificas trabajos que requieran que los alumnos se lo tengan que contar a los otros compañeros? Por ejemplo: el proceso y los resultados de una encuesta o una investigación, la redacción de una historia, el desarrollo o profundización de una parte del tema,...

                                                                    1-2-3-4-5

5.- ¿Te preocupan las relaciones que se establecen entre los alumnos y las favoreces con actuaciones específicas? Por ejemplo: planificando una salida de convivencia, haciendo que escojan los compañeros para hacer un trabajo, interviniendo en su composición si alguno se queda “descolgado”,...

                                                                    1-2-3-4-5

6.- ¿Cuidas las actitudes de respeto a los demás e intervienes cuando se producen entre ellos insultos, burlas, motes ofensivos,...?

                                                                    1-2-3-4-5

 

b) Enseñanza de recursos automotivacionales

            Aquí nos referimos a la enseñanza de los recursos que suponen ser consciente de la influencia de los compañeros en su motivación, reconocer los factores que lo determinan, y controlar los pensamientos y acciones para optimizar esta relación y resolver sus dificultades.

 

7.- ¿Has hablado con los alumnos sobre la influencia de los amigos y compañeros en los gustos, aficiones,... y, de la misma manera, en la motivación por el trabajo escolar?

                                                                    1-2-3-4-5

8.- ¿Explicas los objetivos y valores del trabajo en equipo como: compartir las ideas con los demás, enriquecerse con las ideas y conocimiento de los otros, disfrutar de la comunicación y la relación con los compañeros,...?

                                                                    1-2-3-4-5

9.- ¿Tus alumnos ven o sienten que trabajas en equipo con otros profesores? Así, por ejemplo, compartes materiales, desarrolla actividades en coordinación con otras áreas, intervienes con otro profesor en la clase, explicas los criterios de evaluación como una decisión del ciclo o departamento,...

                                                                    1-2-3-4-5

10.- ¿Enseñas a trabajar en equipo, haciendo que practiquen estrategias de creación y mantenimiento del buen clima de trabajo como: distribuir los apartados de un trabajo, fomentar la participación de todos, relajar con una broma la tensión, aparcar discusiones, los procedimiento de la "escucha "activa",...?

                                                                    1-2-3-4-5

11.- ¿Aprovechas algún enfrentamiento que se produzca en las relaciones entre los alumnos para enseñarles a comprender lo que ven, piensan y sienten las distintas perspectivas implicadas?

                                                                    1-2-3-4-5

12.- ¿Explicas los beneficios de enseñar y ser enseñado por otro compañero (el que enseña reorganiza y enriquece su propio conocimiento para hacerse entender; el que es enseñado recibe con frecuencia unas explicaciones muy cercanas a sus conocimientos y dificultades)?

                                                                    1-2-3-4-5

13.- ¿Enseñas estrategias para ayudar o ser ayudado con aprovechamiento por otro compañero? Por ejemplo, para ayudar: procurar que el compañero recuerde lo que ya sabe, que relacione y aplique su conocimiento a la nueva situación, hacerle preguntas para que piense, seguir un orden,...; para ser ayudado: pedir ayuda, mostrar interés, explicar lo que no se entiende, dar las gracias,...

                                                                    1-2-3-4-5

 

                                                                                                                                                    

 

 


 

 

GRÁFICA

65

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 60

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 55

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 50

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 45

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 40

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 35

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 30

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 25

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

20

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

15

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Int. Tema.

Set. Comp.

Proy. Pers.

Ay. Prof.

Ay. Comp.

 

 

 

Referencias bibliográficas:

ALONSO, J. (1995): Orientación educativa. Teoría, evaluación e intervención. Capitulo IV: Problemas de aprendizaje (II): Evaluación y mejora de la motivación hacia el aprendizaje. Madrid. Síntesis.

 

COLL, C. (1988): “Significado y sentido en el aprendizaje escolar. Reflexiones en torno al concepto de aprendizaje significativo”. Infancia y Aprendizaje, nº 41, pp. 131-142.

 

COLL,C.; MARTÍN,E.; MAURI,T.; MIRAS,M.; ONRUBIA,J.; SOLÉ,I. ZABALA,A. (1993). El constructivismo en el aula. Barcelona. Graó.

 

ESCAÑO, J.; GIL DE LA SERNA, M. (1992): Cómo se aprende y cómo se enseña. Barcelona. Horsori-ICE. (Cuadernos de Educación 9).

 

ESCAÑO, J.; GIL DE LA SERNA, M. (2000). “Favorecemos que nuestros hijos estén motivados por el trabajo del colegio? Cuestionario para padres y madres”. Aula de innovación educativa nº 95, pp.6 – 8. http://www.geocities.com/motivacionescolar/

 

ESCAÑO, J.; GIL DE LA SERNA, M. (2001). “Motivar a los alumnos y enseñarles a motivarse”. Aula de innovación educativa nº 101, pp.6 – 12. http://www.geocities.com/motivacionescolar/

 

ESCAÑO, J.; GIL DE LA SERNA, M. (2001). “Motivación en el aula. Cinco hilos para tirar”. Aula de innovación educativa nº 101, pp.25 – 27. http://www.geocities.com/motivacionescolar/

 

GARCÍA,R.J.; MORENO,J.M. y TORREGO,J.C. (1996). Orientación  y tutoría en la educación secundaria. Anexo 1: Factores que inciden en el aprendizaje: guía para profesores/tutores. Zaragoza. Edelvives.

 

GOLEMAN,D. (1997). (Original en inglés en 1995). Inteligencia emocional. Barcelona. Kairós.

 

HERNÁNDEZ, P. y GARCÍA, L.A. (1997). Enseñar a pensar. Un reto para los profesores. Capítulo 13: La motivación. Tenerife. Tafor.

 

MARINA. J.A. (1997). El misterio de la voluntad perdida. Anagrama. Barcelona.

 

MONEREO, C; CASTELLÓ, M; CLARIANA, M; PALMA, M; PÉREZ CABANÍ, M.L. (1994): Estrategias de enseñanza y aprendizaje. Formación del profesorado y aplicación en el aula. Barcelona, Graó.

 

 

1